¡No me disparen! Soy el pianista.

pianistaEl presidente, el gerente, el director general, el director de sección, el jefe de sección, el jefe de equipo y los operarios permiten aparecer como un equipo ganador cuando se obtiene una victoria y, por el contrario, desvincularse de la derrota. Todos, o la mayoría, lo hacemos. ¿Quién de nosotros no saca pecho cuando gana y descarga todos los deméritos en el compañero después de perder? Supongo que será una característica humana, al fin y al cabo.
Pero los equipos de trabajo los componen varias personas, que no o si, son tantas, y eso permite desvincularse del resultado hasta cierto punto. Definitivamente, uno acaba teniendo la pareja que merece; si eres mejor que tu compañero, todo irá bien según tus pensamientos de superioridad y, si eres inferior, no dudarán, en legítima aspiración, en buscar un compañero que cumpla las expectativas, inferiores, claro. Además, los rankings de las ventas y los resultados a largo plazo colocan a cada uno en su sitio y, salvo errores que se prolonguen en el tiempo o graves contratiempos, suelen reflejar la realidad.

Dicho lo anterior, sorprende la política de comunicación de algunas empresas, normalmente de segunda, tercera o cuarta fila que, a través de Twitter, Facebook o plataformas más atrevidas, nos cuentan una realidad ficticia que nada tiene que ver con lo que sucede en la realidad real, legítima, desde luego, pero que muchas veces sonroja incluso su lectura o su visión.
Desde la ocultación de ciertos resultados y la magnificación de otros. Si uno revisa ciertos perfiles de redes sociales, parece que los torneos solo tienen primera ronda, ya que, después de calentar la semana con frases de lucha, de presentarnos una foto después de la primera victoria y de prepararnos para el partido de segunda ronda, el torneo desaparece como si nunca se hubiera disputado. Nada, el vacío… hasta el próximo torneo.
Hasta directivos que nos presentan todo tipo de planteamientos, de proyectos, de futuras operaciones, pero no nos hablan, o pasan de soslayo, de los frutos de tales proyectos.
Ciertamente, uno a veces duda del objetivo de esa comunicación. ¿Es simple voluntarismo o realmente hay una vocación de vender lo que no es, con el objetivo de obtener beneficios?. Supongo que de todo habrá.

No imagino esta situación en empresas más consolidadas, en las cuales la cultura kaizen o 5s es superior a la nuestra. En ellos, este tipo de actuaciones serían rechazadas. No es el principal problema de nuestras empresas, ni mucho menos, pero sí un síntoma del camino que nos queda por recorrer.

Javier GalindoMoraleja:
Como en el fútbol, igual tendríamos que despedir al cargo superior, por los resultados obtenidos. Incluso saldría más barato a corto plazo, y no perpetuar en el cargo a estos superiores que sólo saben echar balones fuera y menospreciar el trabajo de los demás, valiéndose del cargo, compadreo y camaraderia del tú más, cuando los mayores errores están en las oficinas.

Javier Galindo.   Galindo_javier@msn.com

Anuncios

Acerca de Juan Carlos Viela

Ingeniero Industrial, con más de 30 años de experiencia, la mayoría en operadores logísticos. Profesional independiente, artesano de la logística, que combina consultoría y formación práctica a profesionales de todos los niveles.
Minientrada | Esta entrada fue publicada en Amigos, Varios. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s