A la caza del conejo

conejoEl artículo al que éste enlaza describe el comportamiento y las utilidades de las líneas cíclicas en U dentro de una fábrica. Tuve la oportunidad de aplicar este concepto hace 23 años, sin saber que existía, en una línea de más de 100m de largo, dentro de un almacén, para preparar pedidos de prendas colgadas en transportador aéreo, mediante clasificación manual. La línea admite varios operarios, convenientemente separados para evitar que uno cualquiera “cace al conejo” que le precede; ese es el secreto para que la eficiencia de la línea no decaiga. Al tratarse de una operativa en serie, el operario más lento es el que marca el ritmo de producción del conjunto.

imagesLa misma técnica se aplicaba para la preparación de pedidos de prendas empaquetadas, transportadas en carritos. El pasillo de trabajo tenía dos carriles y permitía trabajar a más personas. Las personas trabajan y se desplazan por el carril derecho. Cuando alcanzan a alguien que reparte más despacio que ellos, lo adelantan por el carril izquierdo. La operativa en serie se convierte en una en paralelo, en donde el ritmo de producción es muchísimo mayor que trabajando en serie. No se pueden dedicar todos los operarios que se quieran; el límite se percibe cuando las personas comienzan a estorbarse en su trabajo.

Los que entienden de estas cosas dicen que éstos son ejemplos de Lean Logistics. Así es como otrora se aportaban soluciones para aumentar la eficiencia de los procesos y, por ende, la productividad; los nombres y las etiquetas eran lo menos importante.

Anuncios

Acerca de Juan Carlos Viela

Ingeniero Industrial, con más de 30 años de experiencia, la mayoría en operadores logísticos. Profesional independiente, artesano de la logística, que combina consultoría y formación práctica a profesionales de todos los niveles.
Minientrada | Esta entrada fue publicada en Almacenes, Amigos, Productividad y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a A la caza del conejo

  1. josepserracots dijo:

    El operari@ que va más lent@, formará un cuello de botella. Hay que analizar el porqué de la lentitud y si no tiene solución, habrá que cambiarle la tarea.

    • Cierto, pero se haga lo que se haga, siempre habrá alguien más lento que el resto y siempre habrá un cuello de botella. Entonces, ¿dónde se pone el límite a la lentitud para admitir que no hay cuello de botella? Porque, de no hacerlo, entramos en la aplicación directa de la teoría de las restricciones (TOC) y estamos cambiando continuamente al más lento.
      Gracias por el comentario, Josep.
      Saludos.

      • josepserracots dijo:

        Es verdad que siempre habrá uno más lento, pero depende de qué grado de lentitud tenga. A veces, si esta diferencia es mínima, se recupera con algún tiempo muerto de máquina.
        También se pueden mirar las habilidades de las personas. No todos servimos para lo mismo. Con esto quiero decir que, a la hora de contratar a una persona, sí se pueden tener en cuenta las habilidades para una cadena de montaje o lo que sea. Doy por hecho que esto no se hace y, seguramente, muchas empresas sí lo hacen, pero no todas.

      • Nada que decir sobre el comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s