Ni FIFO ni FEFO, FESAL

Los materiales compuestos modernos y sus aplicaciones dan para escribir unos cuantos tratados. Su estudio constituye una disciplina, al estilo de la metalurgia. Se ven en todo tipo de objetos: los paneles de fachadas, las placas electrónicas o las raquetas de tenis, por poner ejemplos conocidos. Se caracterizan por presentar unas relaciones entre sus propiedades físico-químicas y su peso, muy superiores a las de materiales simples equivalentes para la misma función.

Un material compuesto moderno es una resina reforzada con otro material (vidrio, carbono o aramida), que se puede adaptar a un molde y que se somete a un proceso de calentamiento a presión (curado) para conseguir el objeto deseado.

La industria que se apoya en la alta tecnología, como es la aeronáutica, exige materiales con unas propiedades muy concretas y uniformes, llamados tejidos preimpregnados, o prepregs, que se obtienen mezclando resina y fibras en una fábrica.

Las resinas tienen unas propiedades que varían con la temperatura del recinto en que se hallan. El monómero de que constan se va polimerizando a una velocidad ligada a la temperatura del recinto, dando lugar a un material cuya viscosidad aumenta con la temperatura. La resina de un prepreg se polimeriza muy poco cuando se conserva congelada a -18ºC; bastante más a unos 23ºC y muchísimo cuando se calienta en un horno. El tejido pierde flexibilidad con la temperatura y se vuelve rígido tras ser calentado. Es porque la resina polimerizada no se puede despolimerizar.

La vida de un prepreg es el tiempo que tarda en polimerizar desde que se fabricó hasta adquirir la máxima viscosidad admisible para ser trabajado después. Tiene un límite máximo, prefijado de antemano y dependiente de la temperatura de conservación.

Los fabricantes distinguen dos tipos de vida hasta que el material se usa en fabricación:

  • Es la que puede mantener a -18ºC. Varía entre 6 y 12 meses.
  • Es la que puede mantener a 23ºC. Oscila entre 4 y 30 días.

Dado que no es posible la despolimerización, la vida vivida no se puede volver a vivir.

Una vez se ha fabricado el material, su temperatura puede cambiar varias veces hasta que se emplea para fabricar un objeto. En ese tiempo, el material ha consumido parte de su vida, que no podrá recuperar. El tiempo que le queda para poder utilizarse es la vida útil, o vida útil pendiente del material, expresada como la diferencia entre la vida del material y la vida ya vivida. El material tiene, por tanto, dos vidas útiles: congelado y ambiente. Cuando está congelado, la vida útil como tal disminuye con el tiempo, mientras que la vida útil ambiente queda paralizada. Al pasar a temperatura ambiente, la vida útil congelado se detiene y la ambiente empieza a disminuir. El material queda inutilizable cuando ha agotado una cualquiera de las dos vidas útiles que posee.

El viaje que los prepregs efectúan desde que se fabrican hasta que definitivamente se usan tiene una duración indeterminada. En ese tiempo, el material se ha transportado y ha podido estar almacenado, bien congelado o a temperatura ambiente. Allí donde se almacena se plantea la cuestión de qué criterio seguir cuando alguien solicita una cantidad de un material.

La respuesta natural e inmediata es utilizar la regla FIFO (First In, First Out) para expedir el material. Así, el material más antiguo en el almacén es el primero en partir hacia el peticionario. Pensando en lo llegado al almacén, puede darse el caso de que alguien devuelva material ya expedido. Ese material se convierte ahora en el último en llegar y no se servirá en la siguiente petición de ese material. Repitiendo varias veces el razonamiento se puede concluir que, con este criterio, una parte importante del stock de un material puede estar compuesto por material devuelto, de peor aprovechamiento que el llegado por primera vez al almacén. Tiene muchas posibilidades de convertirse en un residuo por haber acabado en el almacén su vida útil pendiente congelado. Por tanto, FIFO no es un buen criterio de selección de material.

Otra de las reglas de selección es la muy conocida LIFO (Last In, First Out). El material que lleva menos tiempo en el almacén es el primero en salir ante una petición. Parece evidente que tampoco es un buen criterio de selección de material; lo que primero llegó al almacén queda abocado al residuo, por ser siempre lo último en salir.

Los productos de alimentación y medicinas son, en general, perecederos. Dependiendo de su naturaleza, tienen una fecha de caducidad fija más o menos próxima a la fecha actual. Su selección en los almacenes se efectúa siguiendo el criterio FEFO (First Expiry, First Out); el primero en caducar es el primero en salir. Los prepregs tampoco encajan bien en esta regla, pues tienen dos vidas útiles pendientes, que derivan en dos posibles fechas de caducidad, frente a la única fecha que contempla el criterio.

Otro criterio de selección que se suele emplear es el FEMAL (First Expiry Minimum Available Lifetime), que significa el primero en salir es el que primero caduca y, además, tiene una vida útil mínima disponible superior a un mínimo, también  conocido como margen de caducidad. El margen de caducidad es el máximo tiempo que, con plena seguridad, necesita un producto para consumirse íntegramente en perfectas condiciones. Para que un material pueda ser seleccionado, se tiene que cumplir que:

                        Hoy + Margen de caducidad <= Fecha de caducidad

o bien             Hoy<= Fecha de caducidad – Margen de caducidad

A priori, este criterio tampoco es útil, pues está pensado para materiales con una fecha de caducidad fija, no para dos que pueden variar en función de la vida que esté viviendo el material.

Todos los criterios mencionados tienen la virtud de poder programarse y, por tanto, de efectuar automáticamente la selección correcta de material. Pero ninguno de ellos permite elegir correctamente el prepreg a retirar del almacén. De hecho, la elección del material se hace con criterios poco conocidos, que pueden variar con el seleccionador, o de un día para otro, o en virtud de la humedad en el ambiente.

Sin embargo, es posible llegar a una selección automática correcta del material a extraer. La regla que se aplique ha de cumplir con algunos requisitos:

  • Los bultos que se extraigan han de ser los de menor vida útil pendiente a temperatura ambiente. La vida en estas condiciones es mucho más breve que en estado de congelación.
  • Un material devuelto ha consumido, muy probablemente, parte de su vida útil pendiente a temperatura ambiente a su regreso al almacén. El criterio de menor vida útil pendiente favorece que ese material sea el primero en ponerse en circulación, supuesto que se halle en perfecto estado.
  • Si, de entre varios bultos idénticos en todo, hay uno que ha sido manipulado para extraer una parte, tendrá prioridad en la salida, puesto que es posible que haya consumido parte de su vida útil a temperatura ambiente mientras se le extrajo una parte con anterioridad.
  • Se puede dar el caso de que se pidan varios bultos de un material y todos ellos tengan la misma vida útil pendiente a temperatura ambiente, pero llegaron en momentos distintos. El criterio de menor vida útil pendiente a temperatura ambiente no vale para esta situación; es preciso complementarlo con algo más. Se debe primar la salida de los bultos más antiguos, lo que significa que, además, hay que considerar la vida útil pendiente congelado. Esto resulta más complicado de manejar que lo anterior. Si, además, entran en juego materiales devueltos o bultos que han sido manipulados, se vuelve muy complicado definir un criterio de gestión.

La regla idónea para satisfacer lo anterior existe. Se llama FESAL (First Expiry Shortest Ambient Lifetime). El primer material en salir es el de menor fecha de caducidad y menor vida útil pendiente a temperatura ambiente. En esta definición se habla de fecha de caducidad, algo que no es cierto en sentido estricto. De hecho, el material tiene dos fechas de caducidad, una para cada rango de temperatura en la que se halle. Además, estas fechas cambian, dependiendo del tiempo que el material pase en un rango de temperatura. La fecha de caducidad a la que se alude es el resultado de transformar ciertas informaciones asociadas al bulto y ponerlas en formato de fecha.

Explicado así, la regla FESAL es fácilmente programable y permite la selección automática correcta de bultos por un ordenador. De su definición se derivan algunos casos particulares:

  • La regla FEMAL se caracteriza porque la fecha de caducidad coincide con la real y la vida útil pendiente a temperatura ambiente es la real menos el margen de caducidad.
  • La regla FEFO se caracteriza porque fecha de caducidad y vida útil pendiente a temperatura ambiente son las reales.
  • La regla FIFO se caracteriza porque fecha de caducidad y vida útil pendiente a temperatura ambiente son reales y muy elevadas, tanto que el material se agota mucho antes de que lleguen dichas fechas.
  • La regla LIFO también se podría llamar FILO (First In Last Out). Visto así, se trata de una regla FIFO en la que se elige el material de mayor vida útil pendiente a temperatura ambiente.
Anuncios

Acerca de Juan Carlos Viela

Ingeniero Industrial, con más de 30 años de experiencia, la mayoría en operadores logísticos. Profesional independiente, artesano de la logística, que combina consultoría y formación práctica a profesionales de todos los niveles.
Minientrada | Esta entrada fue publicada en Almacenes y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Ni FIFO ni FEFO, FESAL

  1. Pingback: Delivery Sequences: FIFO, LIFO, and others | AllAboutLean.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.